Tras el directo en facebook sobre esta temática, amplio información en este post:

Padres mantengamos la calma! , busquemos espacio personal para asimilar la situación, busquemos apoyos (La familia y los amigos toman partido y te dicen lo que quieres oír) o profesionales que tienen una visión más objetiva. Compórtate de una manera equilibrada, si en este momento no te es posible,trabaja en ello, busca ayuda, no te arrepentirás.

Es normal que tengas como un cuaderno negro donde vas metiendo todos los recuerdos que te han llevado al divorcio y lo que está pasando después, y que vayan alimentando el rencor y la tensión, y con quien te desahogas sin darte cuenta? Muchas veces con los niños.

CUIDADO! Los niños no son adultos,no son tus amigos, no son terapeutas, por lo tanto no podemos desahogarnos con ellos.

Deja de buscar conexiones negativas (mirar lo que hace tu ex mal para tener una excusa de respuesta-castigo, por ejemplo), es un intento inconsciente de seguir ligado a tu ex, y eso a la larga no te dejará avanzar.

Existe la figura del MEDIADOR FAMILIAR, ayudan a llegar a acuerdos para tomar mejores decisiones de forma pacífica y no dañar a los menores.

Ten en cuenta que hay 3 puntos de vista; el del padre, madre y niño, cuidado con hacer tu visión la verdad absoluta, sé flexible.

Cuidado con los dramas. Piensa que como adultos avanzaremos y superaremos la situación, pero los niños se quedan marcados, quedan heridas.

Los hijos son de los dos (para lo bueno y lo malo) Hay veces que uno de los padres se hace con todo el cargo de los hijos y la otra persona no ve dónde intervenir y “se deja morir”, se aleja, error, pelea por tus responsabilidades incluso igual que por tus derechos.

Los niños necesitan a mama y a papa felices (juntos o separados), no papás en constante lucha de poder, rabiosos o deprimidos.

Es un error mantener relaciones que no funcionan por los niños, a la larga sufrirán más y están aprendiendo un tipo de apego y de relaciones que no son saludables, y menos si hay discusiones y mal ambiente.

Siempre los dos progenitores son responsables de separación, ninguno mas que otro.

Una vez tomada la decisión, explicarles un par de días antes, para no generar ansiedad e inseguridad, incertidumbre, miedo o estrés. EXPLICAR A LOS NIÑOS EN SU LENGUAJE, despacito, que no les quede dudas, que se noten con confianza para poder preguntar y figura fundamental de la familia. A los niños no se le dicen mentiras ni se le dicen verdades despiadadas. Los niños saben, oyen, notan, su mundo se desmorona, debemos ser concretos y honestos.

DARLE sensación de CONFIANZA y SEGURIDAD.

Diferencias claras entre padres y parejas. Nos separamos como pareja pero no como padres.

“Papá y mamá pelean mucho y eso no está bien” (para que entienda cómo son las relaciones sanas y lo que debemos tolerar o no) o “porque ya no nos llevamos bien”. Están en pleno proceso de aprendizaje de los apegos relacionales.

“Estamos super felices contigo, te queremos, siempre estaremos juntos, aunque papa y mama ya no sean pareja, SIEMPRE seremos tus padres y estamos TAN orgullosos de serlo..”

Hablar de rutinas; “todo va a seguir igual, vas a ir a las mismas actividades, y papa y mama se turnaran para acompañarte o recogerte”.

Preguntarles cómo se sienten, si tienen dudas. Decirles que es normal que a veces sientan tristeza y enfado porque es un cambio, que a ellos también les afecta, pero que poco a poco nos adaptamos (podemos recordar otras situaciones a las que el niño se adaptase correctamente) y seremos super felices.

Avisar a profesorado para que estén atentos a cambios de conducta.

Evitar testificaciones en juicios, los niños no son armas de lucha, ni monedas de cambio.

LENGUAJE: evita hablar mal de tu ex, poner caras, hacer gestos, es su padre o madre, respeta la imagen sana NECESARIA de su padre o madre.

Si crees que tu ex es detestable, deja que sean tus hijos los que lleguen a esas conclusiones si es que tienen que llegar y en el momento que les toque.

Cuidado con el chantaje emocional a niños (“si te vienes conmigo jugaremos mucho…”, “a quien quieres más”?, “quien se preocupa más por tus cosas?” o de ellos a nosotros (“me voy con mamá que no me riñe”,”tu eres malo, no me dejas dormir más tarde”, “me compras…”).

No comprarles con cosas y actividades, no dejar que ellos aprovechen la situación para pedirnos más de la cuenta.

A veces, sin darnos cuenta, necesitamos el apoyo de nuestros hijos, que se posicione, cuidado con esto, deben estar fuera del conflicto, no deben posicionarse.

Padre sin custodia también debe ejercer como educador, no es monitor de ocio y tiempo libre.

No darles a elegir, no dar información para poner en contra del otro,No contar intimidades, no deben saber si ha habido infidelidades, problemas de adicciones, o cualquier razón por la cual rompiste, no tienen edad para entender y generamos en el niño rabia, frustración, necesidad de culpabilizar al causante de la ruptura, etc.

No se habla de dinero ni de pagos, ni de quien se encarga más de los quehaceres.

Síndrome de Alienación parental: cuando manipulamos continuamente la imagen o idea del otro padre para posicionar a nuestros hijos, entendemos que se ha desarrollo este síndrome, cuando hay un peritaje judicial esto se ve, y puede jugar en tu contra, además de provocar en los niños depresión, estrés, ansiedad y sentimientos de culpa. no enseñarles a odiar al otro.

Estar atentos a cambios de conducta, insomnio, pesadillas, necesidad extra de afectiva, etc.

Muestran conductas desafiantes, se portan mal, conductas infantilizadas. No sobreprotección, normalizar la situación.

Lo que mas duele na los niños es ver a sus padres haciéndose daño ente ellos y meterlos en medio, porque sienten que tienen la obligación de actuar para resolver las demandas de los padres, y no está en sus manos.

CUIDADO NUEVAS PAREJAS; poco a poco, no mentirles, si nos hemos volcado demasiado con los niños, cuando llega una 3º persona molesta. Cada uno su espacio, no meter a los niños en nuestra cama ni hacer que ocupe papel de padre. Los niños van a proteger a la otra parte que aún no ha rehecho su vida, probablemente disfrace la verdad y ponga a la nueva pareja como horrible, para que el padre no emparentado esté más tranquilo, para que no sufra. Los niños protegen.

Cuidado con que el niño idealice una reconciliación, debemos ser claros. Cuando ven a papa y a mama mal, y discutir después del divorcio, ellos fantasean con volver a la estabilidad anterior.

No permitir que hagan de mediadores.

  • Existen cuentos que les podemos leer para trabajar la situación.
  • guía para afrontar la ruptura sin dañar.

Si necesitáis más información o alguna duda más concreta contactad conmigo.