Tras la intervención en Radio Ser Elda, os amplío información por si queréis profundizar un poco más.

El miedo, es una emoción que reacciona, aparece cuando percibimos o sentimos que estamos en peligro o amenaza.  Gracias a este Miedo, el cuerpo se activa para defendernos o huir de la amenaza.

GRADOS DEL MIEDO: Dentro de sentir miedo, podemos apreciar diferentes grados, puedes medir el tuyo con este termómetro, en él puedes colocar todas las situaciones que recuerdes en las que has sentido miedo y colocarlas según el nivel que sentiste en cada caso, sin juzgarte, sin poner la mente “debería estar aquí” no, “siento que va aquí” sí. ¡Coge papel y lápiz y mídete!

LINEA DEI NUMERI | Impariamo Insieme

CONSECUENCIAS: Cuando el miedo es intenso, puede llegar a paralizarnos, habrás oído hablar de los ataques de pánico. Cuando paraliza, también va acompañado de la sensación de ser víctima de una situación injusta, que paraliza aún más o atrae la ira, la rabia y la agresividad, necesitamos atacar, con gestos, acciones o palabras.

INCERTIDUMBRE: Algo que en estos momentos nos genera mucho miedo, ansiedad, preocupación, es “no saber qué va a ser de tu situación”, “cómo vas a hacer para volver a la normalidad, estabilidad”, “cómo llegaré a recuperar lo perdido”, “cómo me voy a reinventar”, si “lo que viene será bueno para mí”, “me irá bien”, “estoy tomando la decisión acertada” ….

¿Sabes que en Asia viven los cambios, los reveses de la vida y por consecuencia la incertidumbre como “nuevas oportunidades, necesidad de transformación o cambio y distintos nuevos destinos posibles”? es volver a analizar tu situación, opciones posibles y decidir tu nuevo rumbo con los aprendizajes que has adquirido nuevos.

CONTROL: Todo esto, está asociado directamente con la sensación de control, el miedo es fruto de la sensación de NO CONTROL.

Voy a contarte algo que quizá te ayude;

Las personas tenemos el control del 80% de las cosas que pasan en nuestra vida; nuestros actos, decisiones, pensamientos…, pero el 20% restante está fuera de nuestro control, depende de otros, de la sociedad, cultura, el tiempo, cambios socio-económicos, o fíjate, ¡hasta una pandemia! Como ves, es una porción pequeña, y aunque a veces desestabiliza nuestro 80%, hay una buena noticia, sigues teniendo control, si, tu RESPUESTA ante ese 20% forma parte de tu control. ¿Cómo respondo a esto inesperado?

VIVIR EN EL PRESENTE: Parte del control es vivir en el ahora, no en el PASADO “debería haber…”,”si yo hubiese sabido…”, “echo de menos…”, “ahora estaría haciendo…y mira “, ni en el FUTURO “y si no va bien…”, “Tengo que encontrar ya la forma…”, “seguro que…” o intentar ahora gestionar eventos que aún no tienen fecha o está modificada.

Asúmelo, NO SOPORTAMOS LA FALTA DE CONTROL.

¿Qué puedo hacer HOY que está en mi mano, para ir creando mi nuevo futuro cercano? ¿qué puedo hacer hoy para aprovechar mi tiempo, auto-cuidarme y disfrutar dentro de lo posible?

AFIRMACIONES FRUSTRANTES: cuidado con los “No merezco...”, “No puedo...”, “No tengo derecho a....”, “No valgo para...”, “yo no soy de los que consiguen…”, “Es imposible conseguir…”, “Soy incapaz de…”, “Es difícil hacer…” ¿Son reales? ¿Cuándo las aprendiste? ¿Te sirven para avanzar en este momento?

Coge papel y lápiz, escribe, plasma tus preocupaciones y búscales soluciones dentro de tu control, si necesitas, ayúdate de alguien para encontrar ideas o pedir ayuda en caso de que dependa de un externo o de su asesoramiento. Algunas veces, la solución a algo que nos molesta es ASUMIR-ACEPTAR.

vamos… “aprender a bailar bajo la lluvia”.